Ahora que empiezan las altas temperaturas no paramos de oír por la televisión que hay que cuidar a los grupos de riesgo. Pero, ¿cómo afecta el calor a la diabetes?

El verano esta a la vuelta de la esquina y con él llegan las altas temperaturas, las ganas de estar más tiempo en la calle y alguna que otra escapada a la playa o a la montaña. Sin embargo la diabetes no se va de vacaciones y ahora más que nunca tienes que controlar cómo afecta el calor a la diabetes.

Glucosa más alta de lo normal

Como afecta el calor a la diabetes

Empecemos por un dato curioso. ¿Tienes la sensación que notas más el calor que tus amigos no diabéticos? Pues aunque parezca mentira, tus sospechas están totalmente fundadas. Las personas diabéticas sienten más los efectos del calor, principalmente porque tienen más tendencia a deshidratarse.

Esto pasa por una sencilla razón, con el calor el cuerpo se deshidrata, esto provoca que al deshidratarse suba el nivel de glucosa en sangre. Al subir la glucosa el cuerpo intenta eliminarla orinando y así se deshidrata más. Un círculo vicioso que hay que romper lo antes posible.

¿Sabes qué es a lo que más le afecta el calor? A tus medicamentos

Como afecta el calor a la diabetes

La temperatura perfecta para mantener la insulina es entre 2 y 8 grados centígrados, es decir en la nevera. La insulina que estes utilizando sí que puede estar a temperatura ambiente, pero cuando el termómetro supere los 30 grados lo mejor es guardarlas en frío.

Y siempre protegerlas de la acción directa del sol. Ya que incluso estando a la temperatura óptima (por ejemplo 6 grados) la acción del sol directa puede dañarlas. En el caso de viajar lo mejor es llevarlas en una nevera con alguna pastilla de frío pero nunca en contacto directo con ella.

Igualmente en temperaturas superiores a los 30 grados deberás tener cuidado con tu glucómetro, bomba de insulina y otros equipos que uses para controlar tu diabetes. En la playa o en la piscina no los dejes al sol directo ya qué se pueden estropear.

 No todas las bebidas son iguales

Como afecta el calor a la diabetes

La mejor opción para mantenerte hidratado es sin ninguna duda el agua. Es la bebida que más rápido te va a hidratar y a equilibrar. Sin embargo pasado cierto tiempo puede resultar aburrida y que te entren ganas de probar otras cosas. El té verde sin cafeína puede ser una buena opción sin embargo las bebidas con altos niveles de cafeína o sodio pueden ejercer el efecto contrario.

Cómo explicamos anteriormente el alcohol puede causar deshidratación y subidas de glucosa. Por lo tanto no es la mejor opción para beber en las horas de más calor. También tienes que tener cuidado con los refrescos, ya que por sus altos niveles de azúcar será mejor que las utilices cuando tengas tus niveles de glucosa bajos.

Controla tu glucosa

Como afecta el calor a la diabetes

El verano altera nuestros horarios, pasamos más tiempo en la calle y disfrutando de actividades de ocio al aire libre. Esto provoca que el control de la glucosa sea más complicado. A todo esto hay que sumar que las temperaturas altas afectan a cómo el cuerpo responde a la insulina, ya que se produce una vasodilatación que provoca que la insulina se absorba más rápido. Para controlar tu glucosa lo mejor posible usa Cori, para ayudarte a estar dentro de tu rango independientemente de tus planes.


Si te ha gustado este artículo sobre cómo el calor a la diabetes no olvides seguirnos en Instagram, Twitter, Facebook o LinkedIn.